Rinomodelación y rinoplastia ¿Cuál es la diferencia?

Actualizado: 1 jul

La nariz es de los elementos faciales que mayor impacto visual tienen. Marca el centro de nuestro rostro y, en muchas ocasiones, es un factor determinante para la armonía facial. La nariz suele ser lo primero que nos vemos en la cara al mirarnos en el espejo y lo primero que ve la gente de nuestro rostro. 


Una nariz acorde con el resto de los elementos faciales es fundamental para conseguir un rostro armónico. El tamaño de la nariz no siempre es un factor determinante. En muchos casos el perfilado o la inclinación juegan un papel clave.


Muchas personas buscan esta armonía facial mejorando la forma de la nariz, ya sea el torso o la punta. Hoy en día hay diversos métodos para ayudar a las personas que tienen esa inconformidad. Aquí te explicamos en detalle cada uno de ellos para que descubras sus beneficios y cuál es el indicado para ti. 

1. Rinomodelación sin cirugía


La rinomodelación sin cirugía es un tratamiento de medicina estética mínimamente invasivo que consiste en mejorar la forma de la nariz mediante la infiltración de ácido hialurónico. Con este tratamiento, además de evitar el quirófano y la recuperación, verás resultados inmediatos y, además, ¡no duele!.


Es un tratamiento que dura aproximadamente media hora. Sin embargo, debes estar unos 20 minutos previos con una crema anestésica puesta ya que esto ayudará a que no sientas nada de dolor. 


El Ácido Hialurónico que se inyecta en la nariz está especialmente diseñado para trabajar esta zona, siempre que el tratamiento sea realizado por médicos expertos, no deberías presentar efectos secundarios graves. 


El Ácido Hialurónico es una sustancia que nuestro cuerpo produce naturalmente. Por este motivo, los tratamientos de relleno con Ácido Hialurónico son aceptados sin problemas por nuestro propio organismo y la reabsorbemos al cabo de un tiempo.


Normalmente los resultados de una Rinomodelación sin cirugía (siempre que se utilicen productos de alta calidad) tienen una duración entre 10 y 12 meses.

 

En la mayoría de las personas se puede realizar este tratamiento sin inconvenientes, ya sea para mejorar la punta, el dorso o la forma de la nariz. Sin embargo, hay ciertas narices en las que una Rinomodelación sin cirugía no es la mejor opción. Es por esto que es tan importante acudir a una cita de valoración previa al tratamiento ya que, de esta forma, el médico experto te puede aconsejar la mejor opción para tu caso en particular; recuerda que cada persona es diferente y cada tratamiento único.


Si tu nariz no es apta para este tratamiento o estás buscando un cambio definitivo, ¡hay una solución para ti!


2. Rinoplastia


La rinoplastia es lo que comúnmente se conoce como la “cirugía de nariz”. Consiste en un procedimiento quirúrgico que consigue modificar la forma de la nariz. 


Así como la rinomodelación sin cirugía, la rinoplastia busca mejorar la armonía facial del rostro al cambiar la forma o tamaño de la nariz. Sin embargo, es un tratamiento quirúrgico por lo que sus resultados son definitivos. 


Es una cirugía que se realiza en quirófano bajo anestesia general y tiene una duración de 2 horas aproximadamente. La recuperación suele ser de 7 a 10 días y los resultados definitivos se aprecian en varios meses. 


Existen varios tipos de técnicas de rinoplastia, las más comunes son la rinoplastia ultrasónica y la tradicional.


- Rinoplastia ultrasónica y rinoplastia tradicional


La rinoplastia ultrasónica consiste en la modelación de la nariz sin la necesidad de fracturar el hueso, es decir, se lleva a cabo un limado del torso mediante un bisturí piezoeléctrico. Esta tecnología ultrasónica hace que la fractura del hueso sea exacta. Por otro lado, la rinoplastia tradicional es la operación de nariz en la que se usan instrumentos para romper el hueso nasal para dar forma a la nariz. 


Ambas técnicas se utilizan para el mismo fin. Lo cierto es que la rinoplastia ultrasónica tiene una recuperación más llevadera que la tradicional ya que no se rompe el hueso y los hematomas son más leves. 


- Rinoplastia completa y rinoplastia de punta


Como hemos dicho en numerosas ocasiones, cada persona y tratamiento es único. Hay gente que sólo quiere modificar una parte de la nariz, mientras otras personas buscan un cambio general. Por eso mismo, tenemos que diferenciar entre dos resultados distintos: rinoplastia para el levantamiento de la punta o rinoplastia completa.

 

El levantamiento de la punta es una técnica muy demandada ya que es lo que la mayoría de las personas busca modificar. Se realiza mediante un procedimiento quirúrgico donde el cirujano consigue modificar la punta nasal mediante injertos de cartílagos del propio paciente. 


Por otro lado, la rinoplastia completa consiste en modificar tanto la punta como el dorso de la nariz, consiguiendo unos resultados acorde con la armonía facial de cada persona. 


- Rinoplastia funcional o rinoseptoplastia


La rinoplastia funcional o también conocida como septoplastia, es la operación de nariz que consiste en modificar problemas funcionales en el tabique nasal o la punta, como los problemas respiratorios. 


¿Rinoplastia funcional y estética al mismo tiempo? Hablamos de rinoseptoplastia, que es la operación de nariz que, además de solucionar los problemas respiratorios, modifican la forma de la nariz como la punta o el dorso. 


3. Diferencias entre la rinomodelación sin cirugía y la rinoplastia


A continuación os dejamos una tabla resumen de ambos procedimientos que explica perfectamente las principales diferencias entre ellos:


La rinomodelación sin cirugía es un procedimiento en el que se utiliza anestesia tópica (en crema), la duración del procedimiento es de aproximadamente 20 minutos, se realiza en consulta y los resultados son inmediatos y duran aproximadante 12 meses.


En cambio, la rinoplastia se realiza en quirófano, con anestesia general y la cirugia dura aproximadamente 2 horas, además de que los resultados son definitivos se aprecian pasado un año.

En resumen, es muy importante una primera valoración con el médico. Éste te asesorará sobre cuál de los dos procedimientos es el más adecuado para ti. Cierto es que muchas personas se realizan primero una rinomodelación para experimentar un pequeño cambio de su nariz antes de someterse al quirófano. 


Aunque hay que recalcar que hay muchas modificaciones que sólo se consiguen con la cirugía.


Recuerda que en Clínica Trevi la cita de valoración es totalmente gratuita y sin compromiso. De esta forma, te llevas toda la información posible y aclaras todas tus dudas. 


¡Esperamos que este post te haya ayudado a resolver algunas!


Teléfono: 638 76 16 74 y 910 18 90 05

comunicacion@clinicatrevi.com

Clínica Trevi – Calle Apolonio Morales, 21A. Madrid

17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo